Después de años de revisiones y debates en el Congreso, el proyecto de ley que establece una amnistía para que las personas reportadas en las centrales de riesgo puedan ponerse al día ha sido aprobado por Cámara y Senado del país

La iniciativa, liderada por los senadores Luis Fernando Velasco y David Barguil modifica la esencia de la ley de Habeas Data y propone una amnistía, o “borrón y cuenta nueva” que busca “arreglarle el historial crediticio a millones de colombianos que alguna vez se pusieron en mora, a través de un gran esfuerzo lograron ponerse al día en sus obligaciones pero que aun así no podían acceder de nuevo a créditos”, manifestaron los senadores. 

Antes de ser sancionada por el presidente de la República, la iniciativa deberá ir a revisión a la Corte Constitucional, por ser una reforma a una ley estatutaria. Pero no se espera mucha oposición a su promulgación, teniendo en cuenta que es una herramienta que el Gobierno espera usar para reactivar la economía en medio de la crisis económica generada por la Covid-19. 

¿De qué se trata esta nueva Ley?

La premisa básica de esta reforma es que, los colombianos que se pongan al día con sus obligaciones financieras los 12 meses posteriores a la sanción de la Ley, tendrán que ser retirados en máximo seis meses de las bases de datos de las centrales de riesgo. 

Este beneficio también cobijará a quienes se hayan puesto al día con anterioridad. Si en el momento de cumplir con la deuda el reporte ya tenía seis meses, se retirará de inmediato o en el tiempo que reste para cumplir con los seis meses.

Esta amnistía funcionará por una única vez, lo que quiere decir que, si después de ponerse al día la persona vuelve a endeudarse y a quedar nuevamente registrada en la central de riesgo, los beneficios de la Ley ya no podrán cobijarlo. 

De igual forma, los senadores se refirieron a algunos segmentos de la población que se podrían beneficiar especialmente con la medida: “la iniciativa beneficiará a aquellos ciudadanos a quienes les han suplantado la identidad y aparecen reportados con deudas que nunca asumieron. A los estudiantes del Icetex, campesinos con pequeños créditos, víctimas del conflicto, mujeres rurales, MIPYMES, quienes van a salir mucho más rápido cuando se pongan al día en sus obligaciones. Lo mismo el sector turístico y de restaurantes”.

¿Cuantas personas se pueden beneficiar de la reforma?

Según cálculos del Gobierno, entre 7 y 8 millones de personas podrán ser borradas de las bases de datos de las centrales de riesgo y volver a tener acceso al crédito formal. 

“Si este proyecto era importante antes de la crisis por la que atravesamos, hoy es doblemente importante. Esta ley se vuelve un mecanismo para generar la reactivación económica que el país requiere. Esta ley rescata a miles de personas que viven del gota a gota y el paga diario, que no tienen acceso a créditos en bancos, cooperativas o establecimientos de comercio, que no pueden sacar una línea de celular o un televisor, y les da una segunda oportunidad para que recuperen su vida crediticia, sobre todo durante y después de la pandemia”, explicó el senador Barguil.

¿Qué otros puntos importantes tiene el proyecto?

  • Las centrales de riesgo tendrán tres meses para eliminar los reportes negativos de aquellos deudores que lleven reportados más de 10 años.
  • Las personas con deudas inferiores al 15 % de un salario mínimo (menos de $131.670) recibirán dos comunicaciones antes de ser reportadas negativamente. Si la mora es superior, tendrán que ser avisadas al menos una vez.
  • Las victimas de suplantación deben presentar una solicitud escrita a la entidad o establecimiento que lo reportó y aportar las pruebas. La entidad tiene un plazo de quince días para estudiar y reportar la queja. Si pasados estos quince días el operador no ha dado respuesta, se entenderá que la solicitud ha sido aceptada.
  • Se debe emitir una comunicación previa para el usuario en caso de cualquier tipo de reporte, que también aplicará para cualquier operación de comercio electrónico.
  • La calificación crediticia deberá normalizarse de inmediato cuando se elimine el reporte negativo. En la actualidad, la calificación de quien se encuentra en mora disminuye y, aunque pague, no sube.
  • Se establece que las consultas de la información crediticia serán gratuitas en todos los canales y no disminuirán la calificación que se tiene en las centrales. 
  • Se prohíbe la consulta de los reportes en las centrales de riesgo como un requisito para otorgar un empleo.
  • El tiempo del reporte negativo en las centrales de riesgo será del doble del tiempo de la mora y hasta máximo cuatro años. Sigue como está en la ley actual de Habeas Data. 
  • Todo dato negativo caducará a los ocho años. Actualmente dicho dato caduca a los 14 años. Esta acción no significa que la obligación prescriba.
  • Las entidades financieras deben justificar al usuario por qué le niegan un crédito. Por ninguna razón lo podrán negar por el análisis del historial crediticio.

¿Qué pasa con las deudas contraídas durante la pandemia?

Según la Ley, las obligaciones que sean objeto de reporte negativo durante la emergencia sanitaria y por los 6 meses posteriores no serán reportadas durante este período, siempre y cuando los titulares de la obligación soliciten en su entidad una re-estructuración.

¿Qué dicen los opositores de la medida?

Entre otras, la principal crítica de los opositores es que la medida no les permitirá a los bancos reconocer quienes de los solicitantes de un crédito han cumplido históricamente con sus obligaciones financieras y quienes han incumplido durante años, pero que solo ahora se pondrán al día. 

Al no poder reconocer el riesgo entre diferentes tipos de clientes, los bancos tratarán de cubrir el riesgo con varias medidas: desde aumentar tasas de interés, negar o reducir los montos de los créditos hasta pedir más requisitos, como seguros, certificados de nómina, o garantías reales (apartamentos, lotes), los cuales no están al alcance de gran parte de las familias colombianas. Esto, paradójicamente, encarecerá el crédito para los más necesitados y los llevará a recurrir a los préstamos gota a gota, algo que se quería evitar inicialmente con la medida. 

Finalmente, para los críticos también puede fomentar la cultura del no pago en el país, sin contar con el hecho de que muchos de los hogares colombianos no tienen acceso real a crédito no porque estén reportados en las centrales, sino porque sus niveles de ingreso y patrimonio no son garantía para el otorgamiento de créditos en el sistema financiero.

  • ¡A tener en cuenta! Es interesante recalcar que la nueva Ley (artículo 11) fija una estrategia de formación a los estudiantes de bachillerato en el área económica y financiera, para enseñarles no solo a adquirir créditos con responsabilidad – acordes con la capacidad adquisitiva del usuario – sino además encaminados a un concepto de “invertir” para producir y no “gastar” para consumir. 

Recuerda que para acceder a algunas entidades financieras que realizan préstamos para vivienda para colombianos en el exterior exigen que tengas un buen reporte de crédito.  Si esta ley te cobija y tu reporte ha mejorado, te invitamos a que te contactes con uno de nuestros asesores, a través de la pre-aprobación podremos consultar tus centrales y saber si eres sujeto de crédito para que puedas comprar tu vivienda en Colombia.

También te invitamos para que conozcas todas las opciones para comprar tu vivienda en Colombia y así puedas invertir o tener un respaldo para tu vejez o la de tus familiares. 

 

Enlaces recomendados:

Hipoteca inversa en Colombia: pros y contras

9 formas de ayudar a Colombia desde el exterior

Aprovecha los 200,000 nuevos subsidios para comprar vivienda en Colombia

 

Comentarios