Los motivos que han llevado a muchos colombianos a vivir en el exterior son diversos, como lo son también las formas de viajar y residir en un nuevo país al que llegan en busca de oportunidades. Algunos obtienen la residencia, un permiso de trabajo o un asilo, pero muchos otros no logran acceder a estos beneficios y llegan a pensar que por este motivo también tienen que renunciar a otros servicios en su país de origen.
Sin embargo, esto no tiene por qué ser así, los ciudadanos colombianos que viven en el exterior tienen acceso y derecho a los mismos beneficios que sus compatriotas en el país, sin importar el estatus migratorio que tengan en su lugar de residencia.
Este es el caso de Jaime Albeiro Vásquez, un antioqueño que viajó hace ocho años a Estados Unidos en compañía de su esposa y sus tres hijos. Después de radicarse en Boston, Massachusetts, comenzó a trabajar muy juiciosamente con el fin de asegurar una estabilidad para él y su familia.
Unos años más tarde, Jaime Albeiro decidió que tenía la capacidad de hacer una inversión y el mejor lugar para hacerlo era su país. En un primer momento lo dudó, pensó que tal vez no podría obtener un crédito por no tener su situación migratoria definida.  Pero, como con averiguar nada se pierde, Jaime Albeiro se contactó con un reconocido banco de Colombia, donde le dijeron que sí podía solicitar un crédito hipotecario y, por encontrarse en el exterior, le pidieron hacerlo a través de Viventa.
Desde que se contactó con Viventa hasta que obtuvo su crédito hipotecario pasó menos de un mes. Tan solo una semana después de finalizar el envío de los papeles y documentos requeridos a las oficinas de Viventa en Miami, Jaime Albeiro recibió la noticia de la aprobación de su crédito.
Ahora Jaime Albeiro y su familia tienen un plazo de 18 meses para encontrar la vivienda de sus sueños en Medellín o en el Valle de Aburrá. Van comprar una casa amplia, como la sueñan y esta será una inversión que les generará una renta hasta el día que se convierta en su hogar al regresar.
Jaime Albeiro califica el servicio que ha recibido de Viventa “con un 10”; le gusta en particular que su asesora “siempre contesta el teléfono y si no alcanza a hacerlo, le devuelve la llamada en menos de 10 minutos”, lo cual hace muy ágil el proceso. Jairo Albeiro opina que “lo más duro es contactar con el banco y personas encargadas, en cambio con Viventa hay más facilidad y se tiene un respaldo a favor”, razón por la cual no ha dudado en recomendarla a sus amigos.
A veces muchas puertas se cierran en Estados Unidos para los inmigrantes sin situación migratoria definida. Sin embargo, Viventa y entidades financieras aliadas abren otras, porque reconocen que son personas juiciosas, trabajadoras y con ganas de invertir. Si este es tu caso, no dudes en contactarte con Viventa, sea cual sea tu situación, recibirás asesoría hasta encontrar la mejor solución.
¡Sin estatus migratorio obtuvo un crédito para comprar vivienda!
Enlace recomendado:

 

Crédito hipotecario: https://viventa.co/vive-prestamo/