Definitivamente la crisis actual ha tenido un profundo impacto en la industria inmobiliaria en Colombia, como en la de otros países. En épocas como las actuales, los consumidores tienden a ser más racionales y planean una compra con mucho más cuidado. Obviamente esta situación no es ajena al sector inmobiliario, que ha visto como muchas personas aplazan su decisión de compra o inversión en el mercado, mientras que constructoras e inmobiliarias han tenido que reinventarse para afrontar la coyuntura actual.

Y es que son varios factores los que han llevado a este tipo de aplazamientos, incluso en personas que disfrutan de la liquidez necesaria o ya tenían tomada la decisión antes de la pandemia:

  • la ampliación de la cuarentena, sin saber a ciencia cierta cuándo se podrá levantar gradualmente y su efecto a corto, mediano y largo plazo en la economía y los empleos,
  • que muchas personas ya recuperadas y que han retomado actividades en países como China y Corea se han infectado de nuevo
  • que este virus puede mostrar una tendencia cíclica (puede desaparecer en verano, pero regresar más adelante en el año)
  • sin un panorama claro en cuanto al desarrollo de una vacuna
  • y otros factores económicos, como la guerra del petróleo, que pueden afectar tasas de interés (o tipos de cambio para inversores en el extranjero)

Los expertos llaman a la cautela y la cabeza fría

Sin embargo, los expertos en el tema hacen énfasis en la necesidad de ser cautelosos y de no dejarse llevar por el drama o la histeria colectiva que suelen invadir a las personas en épocas de conmoción.

Es cierto que si la cuarentena llega a expandirse en los próximos meses se puede llegar a una recesión económica considerable, pero es importante recalcar la estabilidad que ofrece el mercado inmobiliario que, aunque afectado por la crisis actual, siempre ofrecerá seguridad en medio de la tormenta, algo que no se observa en otros mercados como el bursátil o laboral, que han experimentado profundas pérdidas en cuestión de días.  

El comprador e inversor saben que, aunque los precios de las viviendas puedan sufrir fluctuaciones, la finca raíz sabrá reponerse de manera más estable a la crisis a medida que la sociedad vaya retornando a la normalidad. 

La estabilidad del mercado inmobiliario colombiano

Y es que para los expertos se presenta una dinámica interesante. Si se compara el mercado inmobiliario colombiano con otros, como el de Estados Unidos, el colombiano tiende a exhibir mayor estabilidad en los precios. En sus peores épocas, la volatilidad del mercado colombiano fue mucho menos marcada que la mostrada por el mercado estadounidense en la crisis de 2008, cuando los precios cayeron en más de 35%. 

En este contexto, la adquisición de vivienda se termina convirtiendo en un refugio de valor, incluso si no es la inversión más rentable. Para tiempos como los actuales, esto es lo que más valoran compradores e inversores.  

A pesar de la crisis, el mercado sigue siendo dinámico

Según Alejandro Calleja, Gerente de Camacol Cundinamarca, en el momento hay un déficit de vivienda en Bogotá de 120,000 viviendas, un déficit que todos los años va aumentando. Por esto, Calleja asegura que sigue siendo interesante entrar en el mercado de vivienda nueva, porque siempre habrá a quién venderle. 

Por su parte, Camilo Fonnegra, de la inmobiliaria Fonnegra Gerlein, dice que las inmobiliarias se han tenido que reinventar, ahora atendiendo clientes con tours virtuales, recorridos 360 grados o videos interactivos para exhibir las propiedades. Y son las constructoras e inmobiliarias que han reforzado sus estrategias con estas herramientas las que se están llevando la mayor parte de las ventas actualmente. Así como el teletrabajo y las comunicaciones remotas se van imponiendo y configurando una nueva realidad, las herramientas virtuales tomarán un papel más preponderante en el sector inmobiliario después de esta crisis, ojalá también en procesos de escrituración, registro y otros trámites de cierre que hoy se hacen en persona. 

¿Es un buen momento para comprar vivienda? 

Comprar vivienda siempre será un objetivo muy importante y con una gran influencia en el resto de nuestra vida financiera y familiar. Y esto lo podemos constatar en estos momentos, donde la pandemia nos ha permitido reconocer la importancia de nuestra vivienda, pues es la que nos sirve de refugio y protección a nosotros y nuestras familias. 

Si tenemos en cuenta algunas posibles estrategias del gobierno para la post-cuarentena, como la estrategia acordeón, que consiste en tener 7 aislamientos en 70 semanas, el próximo año y medio estaremos mucho tiempo en casa y las condiciones laborales pueden mejorar. Es aquí donde esa dimensión de “refugio y protección” cobra una mayor importancia para las personas, que querrán mudarse a un espacio que les ofrezca una mejor calidad de vida para protegerse durante todo este tiempo. 

Además, si consideramos que la compra de una vivienda es una decisión a largo plazo, no debemos dejar que circunstancias a corto o mediano plazo tengan demasiado peso en nuestra decisión de comprar vivienda, en la medida de lo posible, por supuesto. Calleja asegura que tener el dinero en una inversión como la inmobiliaria es una buena alternativa en estos momentos, pues es una inversión al largo plazo y la crisis no será indefinida. 

Entonces, ¿qué se espera para el sector?

Por un lado, y como pasará en un contexto global, se espera un freno en la venta de vivienda, sobre todo en estratos medios y altos. Esto conllevará una disminución en los precios que puede resultar en una buena oportunidad para aquellas personas que ya tienen una situación financiera estable, tienen la liquidez necesaria y ya venían con la idea de invertir en el sector desde antes de la pandemia. 

Esto por su puesto propiciado por muchos vendedores que querrán vender debido a sus propias necesidades de liquidez o para no esperar a que los precios bajen más. 

Por eso los expertos lo tienen claro: aunque se espera un freno en la venta inmobiliaria y una baja en los precios de la vivienda a corto plazo, esta dinámica se establecería en 2021 (o 2022, dependiendo de lo severo de la crisis). Lo cierto es que no esperan una variación estructural de los precios de la vivienda en el mediano y largo plazo, lo que no debería generar una gran preocupación en aquellas personas buscando comprar vivienda. De ahí el gran llamado a la cautela. 

Por esto se espera que la toma de decisiones se aplace hasta finales de año o principios del 2021, dependiendo de cómo se desarrolle la pandemia. Solo aquellos inversores con exceso de liquidez o con créditos aprobados tomarán decisiones más pronto. 

¿Y los que compran en dólares?

Con la devaluación que ha sufrido el peso con respecto al dólar, influenciada también por la caída de los precios del petróleo, los compradores internacionales se encuentran con grandes oportunidades de compra, sustentadas por un mayor poder adquisitivo de la moneda estadounidense. Este poder de compra por supuesto dependerá de las propias condiciones económicas de los colombianos viviendo en el exterior, los cuales están sufriendo su propio calvario. 

¿Qué está pasando con los créditos de vivienda?

Muchas personas que han tomado créditos no saben muy bien qué tipo de soluciones pueden esperar de los bancos.

Hay que mencionar que en este momento los bancos seguramente irán tomando posiciones más conservadoras a la hora de otorgar préstamos hipotecarios (por la disminución de la liquidez y las difíciles condiciones que se han dado en el mercado laboral). 

También hay que estar atento a las tasas que se puedan imponer, dependiendo del contexto global, como se irá desarrollando la guerra del petróleo y los indicadores económicos en Colombia.  

Por lo pronto, algunos bancos han tomado decisiones para aliviar a los usuarios que han tomado créditos hipotecarios. :

La situación de los arriendos 

Se estima que en el país hay un 35% de personas que viven en arriendo, según el DANE. Con la economía semi-paralizada, la generación de ingresos para cumplir con los pagos de arriendo en muchas familias se afecta, incluyendo muchos colombianos que viven en el exterior y dependen de estas rentas.

Por eso el gobierno ha dispuesto un decreto con 4 medidas para proteger a los arrendadores. Sin embargo, también hace falta ver el problema desde el lado de los arrendatarios. Para que los arrendadores puedan aprovechar el decreto debe haber una promesa futura de pago a los arrendatarios, pero eso solo soluciona una parte del problema. Falta por solucionar la otra parte: de qué van a vivir estos arrendatarios por ahora. 

La mejor salida parece recaer en la buena voluntad de ambos para llegar a acuerdos, pues se necesitan mutuamente para sobrevivir. Y la verdad es que, a pesar de la incertidumbre, se ha presentado mucha solidaridad por parte de los propietarios con los inquilinos, ya sea aplazando pagos o renegociando cánones de arriendo. Obviamente esta solidaridad no puede seguir indefinidamente. 

 

    • En resumen, para los expertos debemos mantener la cautela y estar tranquilos, pues no se prevé una crisis inmobiliaria como la de otros años, sin decir que la economía (y por ende los consumidores) no vaya a sufrir dificultades y que no se vaya a presentar una disminución en la compra y venta de inmuebles y en el valor del mercado. 
    • Eso sí, para el inversor que tiene liquidez y estabilidad financiera, el mercado inmobiliario puede presentar oportunidades interesantes de inversión. 

 

  • La crisis también llevará a que el sector se reinvente e incluya en sus estrategias comerciales las comunicaciones remotas y virtuales. 

 

  • El sector inmobiliario es un jalonador de la industria que crea muchos empleos para muchas familias, y como tal los líderes del gremio le han pedido al gobierno que le dé un tratamiento especial, permitiendo que los trabajadores del sector puedan regresar lo más pronto posible a sus trabajos, eso sí, manteniendo los cuidados de salud respectivos. 

En Viventa queremos seguir apoyando a la comunidad en estos momentos de incertidumbre, así que queremos seguir ofreciendo información oportuna y respuesta a cualquier inquietud que tengas en estos momentos. Por lo pronto, mucho ánimo y salud, y si tienes más recursos de utilidad para la comunidad latina, ¡compártelos con los demás!

 

Enlaces recomendados:

100+ recursos para enfrentar la pandemia del COVID-19

Recursos importantes en USA para enfrentar la pandemia

Mantén tus finanzas saludables durante la pandemia

Comentarios