Cada año por estas fechas, las calles del mundo se llenan de personas que siguen luchando por la equidad de género en el mundo, de manifiestos en los medios, imágenes en redes sociales y regalos corporativos. Y así, entre flores y consignas, se vive otro Día Internacional de la Mujer, para celebrar los triunfos y también recordarnos que la lucha por la igualdad está lejos de terminar. Según ONU Mujeres, el 98% de los 4,5 millones de personas víctimas de explotación sexual forzada son mujeres y niñas, mientras un estudio de la OMS apunta que una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual en el mundo.

(Lee también: Radican ley que busca proteger a las mujeres Colombianas víctimas de maltrato en el exterior)

Así como estas cifras dolorosas no se pueden reducir a números ni caer en el olvido, es igualmente importante resaltar las pequeñas y grandes victorias de la batalla por la igualdad, forjadas a punta de valentía, empeño y resiliencia, algo de lo que las mujeres colombianas en el exterior comprenden muy bien. La inmigración colombiana está compuesta en su mayoría por mujeres trabajadoras; se calcula que el 51% de los 4.635 millones de dólares que ingresaron a Colombia en el 2015 por concepto de remesas, fueron enviados por ellas. Para celebrar este mes, le pedimos a 7 extraordinarias colombianas que viven en el extranjero que respondieran una pregunta: ¿de qué están hechas las mujeres colombianas en el exterior? Emprendedoras, artistas, científicas y multifacéticas, estas fueron sus respuestas:

(Lee también: Nuestra otras reinas: mujeres colombianas destacadas en el exterior en 2016)

Diana Carolina, colombiana en Brasil. Entre Colombianas y Letras

“Para mí las mujeres colombianas en el exterior estamos hechas de ganas, persistencia y sentido de pertenencia. Sea cual sea el motivo de salida del país, al llegar en otro territorio siempre queremos lograr los objetivos que nos hemos trazado y superar los pequeños o grandes desafíos, para salir adelante y mantenernos bien, por eso las ganas y persistencia. Ya  el sentido de pertenencia lo digo, porque por mas lejos que estemos o por  más tiempo llevemos fuera, el cariño por Colombia y nuestras raíces no pasa, y  hace que queramos siempre ser embajadoras de nuestro país, mostrando con nuestro ejemplo de vida que tenemos orgullo de nuestro origen a pesar de lo pesado o difícil que pueda ser llevar el título de colombiana, y en general nos damos a la tarea de ir aportando granitos de arena en la misión de acabar con los prejuicios o la fama que tiene nuestro país y su gente, entre las personas de otros países. Además en general siempre conservamos aspectos de nuestra cultura en las diferentes épocas del año y realizamos platos o tradiciones propias de estas fechas en nuestro hogar.

Maria Eugenia Chacón, colombiana en el Reino Unido. Directora de Express News

“En mi caso, y creo que en muchos, ¡pienso que estamos hechas de Fé! La Fé, el creer en que estaremos bien a donde vayamos, nos permite soltarnos y emprender la aventura de atravesar el océano, con la confianza de que lo que nos espera más allá, eso que es “incierto”, será bueno. Lo que llevamos dentro, lo “divino” que existe en nosotras, y de lo que estamos hechas, nos acompaña en cada lugar al que vayamos, hasta el más remoto del planeta.
Las mujeres colombianas en el exterior, como todas las colombianas, estamos hechas de COLOMBIA (¡of course!), de nuestra patria grandiosa llena de historia, de libertad, con sus dos océanos, sus dorados y verdes representados no solo en oro y esmeraldas, sino en sol y en montañas… De toda su riqueza y sobre todo, de la riqueza de nuestra gente, de nuestros antepasados, de nuestras raíces, pues a pesar de extender nuestras alas para volar y anidar en otros lugares, llevamos nuestra gente, familia y patria, allá a donde vayamos”.

Vanessa Ortiz, colombiana en España. Co-creadora de Pop Up Art

“He visto mujeres colombianas en el exterior dirigiendo festivales de cine, llevando el sonido de salas de espectáculos, cuidando personas mayores, sirviendo en restaurantes y dando clases en universidades. Reconozco en ellas el ímpetu y generosidad del don de gentes, son mujeres con ‘perrenque’, apropiada palabra colombiana, que caracteriza las ganas y el tesón por salir adelante y conquistar tierras lejanas”.

Sandra Amézquita, colombiana en Estados Unidos. Directora de Viventa

“De Amor al Arte estamos hechas las mujeres Colombianas en el exterior,  de hacer las cosas con pasión muchas veces sin nada a cambio, hacer labores duras en un país de oportunidades, siempre con un objetivo en mente. Por disfrutar un pasatiempo, vinimos siguiendo otros ideales, siempre protegiendo la familia con un gran escudo de armas”.

(Lee también: Siempre reinventándose. Un día en la vida de la emprendedora Sandra Amézquita)

Diana Constanza, colombiana en Estados Unidos. Entre Colombianas y Letras

“Yo me vine a vivir a Estados Unidos para realizar mis estudios de doctorado, llevo cuatro años y medio y llegar aquí requirió bastante dedicación y esfuerzo. Como mujer colombiana en el exterior considero que somos guerreras porque dejamos todo atrás para poder perseguir nuestros sueños, somos soñadoras pero a la vez mantenemos nuestros pies en la tierra. Somos recursivas porque aprendemos a desenvolvernos en un entorno ajeno de la mejor manera posible. Somos embajadoras de nuestro país porque nos duele cuando hablan mal de él, porque queremos que la imagen de Colombia vaya más allá de los estereotipos, queremos mostrar que ser colombiano es sinónimo de alegría, solidaridad, respeto, tolerancia y berraquera para emprender todo lo que nos propongamos.

También he visto que las mujeres colombianas que como yo, decidimos partir en busca de mayores oportunidades profesionales y académicas terminamos sobresaliendo por nuestro carisma, inteligencia y por nuestra visión única para enfrentar los problemas. En donde llegamos somos líderes naturales y por eso, conseguimos buenos resultados académicos y profesionales. Es en el extranjero que te das cuenta que nuestro sistema educativo es bueno, que las universidades públicas son de calidad y que tenemos mucho más conocimiento del que creemos. ¡Por eso creo que las mujeres colombianas en el extranjero damos lo mejor de nosotras para ser un ejemplo para nuestras familias y para generar un impacto positivo de nuestro país!”

Lorena Cardona, colombiana en Estados Unidos. Coordinadora de Mercadeo & Ventas de Viventa

“Estamos hechas de amor por lo que hacemos, de valentía, de una fuerza increíble que nos lleva a cumplir lo que nos propongamos sin importar los obstáculos. Estamos hechas de esperanza, de ilusiones, de saber que todo será mejor y que a pesar de la distancia siempre tendremos lazos que nos unen con lo que más queremos y con lo que dejamos en el pasado. Somos mujeres orgullosas de lo que somos y lo que hacemos, siempre con la frente en alto y mirando hacia el futuro.”

Ana Catalina Granda, colombiana en Israel. Entre Colombianas y Letras

“Creo que la palabra que mejor encierra lo que realmente somos las mujeres en el exterior y también al interior de nuestro país es BERRAQUERA! Para mi es una palabra que encierra muchas otras. Una persona Berraca es decidida, de carácter, audaz, corajuda, valiente, tesonera, que nada ni nadie la detiene;  trabajadora, dedicada, recursiva, innovadora, dispuesta a enfrentar cualquier dificultad que se le presente. Sé que a veces esta palabra tiene connotaciones negativas pero para mí personalmente esta palabra es más para cosas buenas y de admirar que para malas.

Somos unas Berracas desde el momento de tomar la decisión de salir de nuestro país y ser totalmente ajenas a otras culturas, dejar a nuestra familia y seres más queridos lejos, por alcanzar nuestros sueños; que pueden ser desde perseguir el amor (como es mi caso) para formar la familia que siempre has soñado, por estudio, desarrollo profesional o simplemente conocer y explorar otras culturas. Esta primera decisión conlleva a muchas situaciones que se tienen que enfrentar en el camino como idioma, cultura, creencias, religión, distancia etc… y si no fuéramos unas BERRACAS simplemente no seriamos capaces de enfrentar todos estos cambios tan drásticos que se nos presentan en el camino, porque la verdad no son nada fáciles de llevar. La verdad es que aparte de ser unas BERRACAS; ¡ser colombianas es una BERRAQUERA!”

(Lee también: 5 puntos clave si vas a ser madre en el extranjero)

Esta es nuestra forma de celebrar este mes de marzo, resaltando las historias de nuestras mujeres e invitándolos a que compartan este artículo con todas aquellas que merecerían estar en él. ¡Feliz mes de la mujer! Y que la celebración no termine aquí.

Enlaces recomendados:

Yoreli Rincón, a seguir “haciendo historia” en primera Liga Femenina de Colombia

La emprendedora colombiana que salió adelante después de perder su trabajo por el 9/11

La historia de la emprendedora colombiana que empezó dos veces de cero en Canadá