¡Esta es la pregunta del millón! Y para empezar a responderla, lo haremos con un titular de la Revista Semana: Pese a la crisis, Colombia reportó récord en ventas de vivienda en 2020. A pesar de la incertidumbre económica que llegó con el Coronavirus, el año pasado el país superó por primera vez las 170.000 unidades anuales vendidas, en gran parte gracias a las medidas implementadas por el Gobierno nacional para reactivar el sector de la construcción, una de las actividades que más industrias mueve, y que más dinamiza la economía del país. Desde el año pasado las tasas de interés para créditos hipotecarios en Colombia están en su nivel histórico más bajo, y el Gobierno puso en marcha 200.000 subsidios para vivienda (VIS y no VIS), que se entregarán hasta el 2022. Además, ya varias entidades financieras se sumaron a la iniciativa para complementar estas ayudas con otros incentivos financieros. Estos auxilios también benefician a los colombianos en el exterior. 

(Lee también: Bancos darán millonario aporte a colombianos que compren vivienda con subsidio del Gobierno

Pero además de la actual coyuntura, la vivienda siempre ha sido considerada como uno de los activos más seguros y rentables por su alta oportunidad de valorización; además, el sector inmobiliario en Colombia es uno de los más estables, y no tiene los altibajos agresivos que tienen otros sectores. Por eso se considera que la vivienda es un activo refugio; “una inversión de bajo riesgo y protección de capital, respaldada por activos reales: ladrillo y tierra”, como lo manifestó Roberto Moreno, presidente de la Constructora Amarilo, en un artículo del diario económico Portafolio. Si el objetivo de la compra de vivienda es la inversión, otra razón de peso es que el alquiler de vivienda es una necesidad constante, especialmente en Colombia, uno de los países de latinoamérica donde más se vive en arriendo. 

Víctor Velásquez, Gerente Regional de Viventa para Europa y ex Director del programa ‘Colombianos en el Exterior’ del Fondo Nacional del Ahorro, opina que los colombianos en el extranjero tienen una ventaja adicional a la hora de comprar vivienda en Colombia: la tasa de cambio de monedas fuertes como el dólar, el euro o la libra esterlina, que en los últimos años han tenido una apreciación notable, y cuyo valor con respecto al peso se ha mantenido, aún después de la pandemia. Esto significa que comprar una propiedad en Colombia desde el exterior, una inversión que ya era rentable, es aún más ventajosa en el 2021, pues con el cambio el valor de la propiedad en moneda extranjera es hasta un 30% menor que hace algunos años. 

(Lee también: ¿Cómo comprar casa en Colombia desde el exterior? ¡Lee esta guía para no cometer errores!

 

5 Consejos para invertir en vivienda de manera sabia y planificada en la era post-covid 

 

Consejo #1: Financiación planificada

 


La sabiduría y la planificación financiera convergen en una acción concreta: el presupuesto. En este caso, el presupuesto es un examen de conciencia financiera que nos ayuda a determinar en qué punto de preparación nos encontramos para asumir el compromiso de la compra de vivienda y una posible hipoteca o leasing habitacional. Para elaborarlo hay que partir del estudio de nuestros ahorros, y de los ingresos y gastos que tenemos, para así determinar nuestra capacidad de ahorro y de endeudamiento. 

El presupuesto es un buen punto de inicio para determinar qué acciones podemos tomar para optimizar nuestro perfil financiero y nuestro puntaje crediticio frente a las entidades bancarias. Pero como no todos somos eruditos en el tema, ni “nacimos aprendidos”, nuestra recomendación es que inicies un buen proceso de educación financiera aprovechando todos los recursos que ofrecen las nuevas tecnologías: blogs, webinars, videos y audios que te ayuden a entender cómo funciona el mundo de la inversión inmobiliaria y cómo puedes alcanzar tus metas de manera realista. 

Si eres más de escuchar que de leer, te gusta el multitasking y quieres aprovechar cada minuto de tu día, te recomendamos Mi casa en Colombia podcast, una serie de audios que puedes escuchar mientras estás en el gimnasio, en el bus, manejando hacia el trabajo o lavando los platos. ‘Mi casa en Colombia’ es un podcast para los que se fueron, pero quieren invertir en vivienda en Colombia; allí encontrarás consejos, testimonios y entrevistas con expertos para que hagas realidad tu sueño de comprar casa en la tierrita. Te explicamos las ventajas, desmontamos los mitos y te guiamos paso a paso en esta emocionante etapa como propietario.

 

Consejo #2: Utilizar las herramientas digitales

 


La historia ha demostrado que toda gran crisis deja a su paso también grandes desarrollos y mejoras en la calidad de vida; en el caso del Covid, la necesidad de reducir aforos y limitar el contacto físico ha acelerado la digitalización de los procesos financieros e inmobiliarios. Esta es una innovación que ya habíamos empezado a ver en el sector, aunque de manera muy tímida, y de la que muchos colombianos en el exterior ya habían empezado a hacer buen uso. Gracias a las ‘fintech’ (empresas que combinan las finanzas con las tecnologías) y la ‘proptech’ (tecnología aplicada a las propiedades), hoy podemos hacer excelentes visitas virtuales a los proyectos, y evitar las largas filas en los bancos, o los viajes a constructoras, inmobiliarias y brokers, para solicitar información o entregar documentos importantes. 

Para los millennials y centennials, este era un paso natural y necesario en las industrias financiera e inmobiliaria, mientras que los “vieja escuela” pueden sentirse un poco reticentes a manejar información confidencial a través de internet. La clave está en perderle el miedo a lo digital, y aprovechar estas potentes herramientas de manera segura e informada, siempre asegurándonos primero sobre la validez y reputación de las empresas con las que vamos a hacer cualquier tipo de negocio: las opiniones de otros clientes y los avales de empresas grandes y reconocidas como las entidades financieras, nos permiten asegurarnos de la fiabilidad de otras empresas del sector, como inmobiliarias, constructoras y brokers. 

 

Consejo #3: Buscar una vivienda que nos haga felices

 


El 2020 (y al parecer, también el 2021) fue el año de las mascarillas, del gel hidroalcohólico y del teletrabajo; esa palabra que ya escuchábamos por ahí, en las conversaciones sobre empresas “jóvenes” e “innovadoras” como Google o Facebook, y que nos hacía pensar en los Supersónicos, esos dibujos animados del futuro, que cada vez se parecen más a nuestra cotidianidad. El post-Covid está transformando nuestros hábitos como sociedad, como familia y como individuos, que a su vez están revolucionando nuestro ideal de casa… ¡ideal! La pandemia nos ha planteado muchos retos en materia de vivienda, y la industria de la construcción está tomando nota atenta para desarrollar espacios con los nuevos requerimientos. 

Según los últimos estudios -con los que más de un lector se sentirá identificado-, en la vivienda post-Covid primarán las “casas oficina” que cuenten con espacios idóneos para trabajar o estudiar: cómodos, bien ventilados, bien iluminados y con buena conexión a internet. El tener buenas vistas es un plus que muchos agradecen. Pero además del trabajo individual, las propiedades también deberán contar con espacios de coworking en los que sea posible reunirse de manera física con otras personas. Como pasaremos más tiempo en casa, el diseño de los espacios también tendrá que adaptarse a nuestro hobbies, intereses y estilo de vida: las áreas para hacer ejercicio, yoga, meditación, huertos urbanos y actividades artísticas y manuales, serán bien valorados. Además, los diseños deben poder adaptarse a las necesidades de toda la familia: niños, adolescentes y mascotas. 

En cuanto a los desarrollos comunitarios, se habla de ciudadelas verticales que cuenten con tiendas y servicios dentro de los mismos complejos de conjuntos cerrados o edificios. Los desarrolladores de proyectos también se están preocupando por crear espacios comunes para todos los vecinos, que cumplan las normativas y recomendaciones sanitarias: los gimnasios bien ventilados o al aire libre, los jardines zen o las áreas bbq para hacer reuniones al aire libre, están a la orden del día. La gran oferta de vivienda nueva en Colombia, tanto en espacios urbanos como campestres, es otra oportunidad para la inversión en el 2021. 

 

Consejo #4: Aprovechar los subsidios y las tasas de interés

 


Actualmente, Colombia tiene unas tasas de interés para préstamo hipotecario históricamente bajas, que rondan el 11.5% EA para VIS (Vivienda de Interés Social: hasta los 120 millones de pesos aproximadamente) y el 10% en promedio para no VIS (entre 120 y 430 millones de pesos aproximadamente). Esto se traduce en que lo que se paga hoy por un crédito es la mitad del valor que se hubiera pagado hace 10 o 12 años. 

Además, existen varios programas del Gobierno, las entidades bancarias y las cajas de compensación familiar para subsidiar la compra de vivienda en Colombia; los auxilios ayudan a costear la cuota inicial, a bajar (aún más) la tasa de interés, a reducir el monto de las cuotas mensuales, o incluso a incentivar el ahorro de las familias, premiando su esfuerzo con más dinero. Hay opciones para VIP (Vivienda de Interés Prioritario), VIS y no VIS, destinadas para compradores con varios niveles de ingresos, que vivan dentro o fuera del país, y que quieran comprar su primera o incluso su segunda vivienda. ¡Este es el año de los propietarios!

(Artículo recomendado: Cuatro subsidios a los que puede acudir para comprar casa

 

Consejo #5: Asesoría


Por ahí dicen que preguntando se llega a Roma, y así mismo se llega a la meta de comprar casa en Colombia. Si quieres ir un paso más allá en tu plan de educación financiera, puedes hablar con expertos que te asesoren de acuerdo a tu caso personal, y respondan todas tus dudas antes, durante y después del proceso de compra de vivienda y/o solicitud de crédito hipotecario. Una buena asesoría nos ayudaría a evaluar en qué punto estamos y qué podemos hacer para obtener la mejor financiación posible; un experto puede incluso hablarte sobre opciones como la compra sobre planos y el Leasing Habitacional, dos opciones que pueden beneficiar a quienes aún no tengan mucho dinero ahorrado para la cuota inicial

(Podcast recomendado: 5 formas de levantarse lo de la cuota inicial)

La compra de vivienda en Colombia, especialmente si se hace desde el exterior, requiere de ciertas condiciones y procesos específicos que pueden resultar abrumadores para el comprador; además, los bancos en Colombia no pueden realizar las verificaciones necesarias de sus clientes en el exterior, por lo cual la figura del broker es totalmente indispensable. En Viventa tenemos más de 15 años de experiencia ayudando a los colombianos en el exterior a realizar su sueño de comprar casa en Colombia; nuestros asesores expertos conocen a la perfección los diferentes procesos que deben llevarse a cabo en cada país, y te pueden ahorrar tiempo, frustraciones y dolores de cabeza. Visita nuestras redes sociales y contáctanos sin ningún compromiso y descubre todo lo que podemos hacer por ti.