Miedo: Del latín metus. ‘Temor’. El miedo es el sentimiento de angustia por un riesgo o daño real, o imaginario. Es el recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea. Reacción primaria, natural, que nos alerta sobre el peligro y nos prepara para luchar o huir. 

Pulso acelerado, pupilas dilatadas, tensión… Todos conocemos bien las reacciones del cuerpo cuando sentimos miedo; y probablemente también hemos experimentado esa sensación de júbilo cuando lo superamos y logramos alcanzar un nuevo reto, ¿verdad? Para llevar el tema a nuestra área de experticia, recopilamos los miedos más comunes de los colombianos en el exterior a la hora de comprar casa en Colombia; y los comentamos con Lorena Cardona, la Directora de Inversión Inmobiliaria de Viventa, para que nos cuente cómo ella y su equipo ayudan a los futuros propietarios a superar esos primeros temores. 

Si ustedes son más de escuchar que de leer, les recomendamos que cojan un par de audífonos, se pongan los zapatos de correr o los guantes de lavar los platos y escuchen una versión sonora de este tema en el segundo episodio de nuestro podcast “Mi casa en Colombia”: Miedos, mitos y errores a la hora de comprar vivienda en Colombia

 

#1: Miedo a endeudarse

“Para mí el principal miedo era meterme en una deuda tan grande. Como vivo acá nunca había pensado en comprar nada por allá en Colombia”. 

(Ana Naranjo, colombiana en los Estados Unidos).

“El único miedo era meterme en una deuda tan grande, porque nunca lo he hecho” 

(Roberto, colombiano en Reino Unido).

“Los miedos para comprar casa en Colombia fueron muchos porque en realidad hacer una inversión tan grande desde el exterior no es fácil”

(Jorge Guerra, chileno en los Estados Unidos. Casado con una colombiana).

Para Lorena este es el miedo más común para cualquier comprador, dentro y fuera del país. Pero como dice el refrán, tan sonado en nuestra cultura: quien no arriesga un huevo, no gana un pollo. “Mucha gente le teme a las deudas y prefiere esperar a tener más dinero en el futuro, pero la verdad es que uno no sabe a qué se puede enfrentar más adelante”, dice Lorena, quien piensa que para esas situaciones están los expertos, y aquí es precisamente donde uno debe dejarse asesorar. Muchas veces, esperar más tiempo es contraproducente, y puede hacer que perdamos grandes oportunidades de inversión relacionadas con tasas de interés provechosas, proyectos en preconstrucción a precio de ganga, o el cambio actual de la moneda extranjera a pesos colombianos. 

(Te puede interesar: Cómo construir patrimonio al comprar vivienda en Colombia

“¡El que no sé en deuda no consigue! Con esto uno deja de hacer otros gastos, se enfoca en invertir su dinero sabiamente, y cuando menos piensa ya tiene una casa y va por la segunda”, comenta Lorena, pues para la empresa es común que los clientes vuelvan a hacer su segundo o tercer crédito una vez han pagado el primero. “Nosotros hemos escuchado muchas veces a esos clientes que vuelven y nos dicen ‘es que es muy fácil, ¡yo pensé que iba a ser más complicado, y pagué la casa casi sin darme cuenta!’. Eso es muy gratificante. Es cierto que hay un proceso, se deben conseguir documentos, pero el cliente lo que tiene que saber es que no está solo; nosotros lo acompañamos desde el minuto en que decide que quiere comprar, y hasta que entregan la casa”. 

Dentro de este temor hay una situación que genera ansiedad a los compradores: ¿qué pasa si me ahogo en la deuda y no puedo pagar la casa? Al respecto, Lorena es tajante: “Si nosotros vemos que el cliente definitivamente no tiene el perfil, ¡no lo presionamos para que haga un crédito! Tratamos entonces de educarlo sobre lo que tiene que hacer, cuánto tiempo debe esperar y si debe cambiar hábitos financieros para mejorar su situación y hacer el crédito  en el futuro. De nada nos sirve vender una casa en el aire, o que compre a toda costa si en seis meses o un año no va a ser sostenible y va a perder su inversión. Primero les damos alternativas, como que haga el crédito con un familiar que le pueda soportar más ingresos, pero si no es viable, lo asesoramos sobre la forma en que puede mejorar su perfil para que sea un proceso más fácil. Esto es parte de nuestra ética y nuestros valores corporativos; nosotros lo que buscamos es que el cliente disfrute su proceso, no que sufra cada mes pensando en qué se metió o cómo va a hacer para pagar”. 

 

#2: Miedo de la situación sociopolítica del país

“Nuestro miedo es más que todo la inseguridad del país; a veces la parte política lo pone a uno en duda” 

(Claudia Carreño, colombiana en Chile)

El de la inseguridad es un tema recurrente, y extensivo a varios países de América Latina; en algún punto todos los colombianos hemos tenido ese miedo. “En las noticias sale esto, y lo otro… Y estando en el exterior, siempre las noticias que más resaltan son las negativas. Hay muchas noticias de las que la gente no sé da cuenta en temas de desarrollo, de oportunidades, de progreso… Al final, son más las razones de peso para querer invertir en el país y su futuro, que las que no”, dice Lorena.

(Artículo recomendado: Invertir en vivienda de manera sabia y planificada, post-covid

 

#3: Miedo a enviar información personal a través de internet 

“Yo no tuve miedo de la crisis por la pandemia, de hecho eso me animó más, porque las limitaiones del confinamiento me impulsaron a comprar mi vivienda soñada en Colombia. En realidad el miedo principal -¡mi único miedo, de hecho!- estuvo relacionado con todos los trámites que se realizaron por vía online; enviar movimientos e información muy personal sobre mi estado financiero, y todo lo que es necesario para llevar a cabo el proceso”.

(Ángel Mauricio Pérez, colombiano en España)

Si algo aprendimos de la pandemia es que era completamente necesario entrar de lleno a una era digital, y ese era un proceso para el cual Viventa se venía preparando desde hacía mucho tiempo. Al procuparse por estar en la vanguardia de la innovación en procesos, la empresa llevaba varios años realizando estos procesos digitalmente. Al respecto, Lorena cuenta:  “Desde que inició la pandemia hemos reducido los riesgos, porque el cliente no tiene que estar mandando nada por correo físico, ¡ahora ni siquiera por correo electrónico!; es decir, sus impuestos no se van a perder. Nosotros tenemos una plataforma especializada donde el cliente directamente carga sus documentos con total tranquilidad porque su información queda encriptada, y nadie más tiene acceso a ella”. 

(Lee también: 5 mitos al comprar vivienda en Colombia desde el exterior

Con esta tecnología, el futuro propietario puede solicitar su crédito desde la comodidad de su casa, en su computador o celular, y cargar sus archivos en pdf. La misma plataforma se encarga de avisarle si la documentación está completa y legible, y el proceso es mucho más sencillo y amigable. Por supuesto, el equipo de Viventa está siempre disponible para resolver cualquier duda que surja. En lugar de un miedo, la empresa ve la digitalización como una ventaja: “Ahora podemos llegar a cualquier rincón donde haya un colombiano; ya no necesitan tener una oficina cerca, ni viajar a Colombia, ¡estamos a un clic de distancia!”

 

#4: Miedo a salir tumbado 

“Uno se olvida de las normas del país, y teme que la empresa no sea confiable. Yo hacía unos años me había metido a comprar mi apartamento y perdí mi dinero porque no me asesoré bien. ¡No es que uno se olvidó de su arepita, ni de su chicharrón!, sino que las reglas cambian y uno se va acostumbrando a vivir acá y olvida la reglamentación vigente allá”. 

(Ana Naranjo, colombiana en los Estados Unidos).

“Hacer una inversión tan grande desde el exterior no es fácil, menos cuando uno no sabe qué es lo que está comprando”.

(Clara Inés Correa, colombiana en los Estados Unidos).

“El principal miedo de comprar desde el exterior es la desconfianza; porque al principio uno no sabe con quién está tratando ni con qué empresa está haciendo negocios”.

(Jorge Guerra. Chileno en los Estados Unidos, casado con una colombiana).

Como buenos colombianos, tenemos el undécimo mandamiento muy claro: no dar papaya. Nuestra malicia indígena nos invita a dudar de todo y de todos, y eso está muy bien a la hora de proteger los ahorros de toda una vida y el futuro de nuestra familia. Como empresa construida por colombianos migrantes, Viventa tiene esta situación muy clara, y su mejor arma para atacar la desconfianza es su equipo humano: los asesores. Lorena cuenta: “En Viventa tenemos un grupo de asesores expertos que se sientan con el cliente y, de acuerdo con su situación particular, lo guían con claridad y transparencia: ¡no es les vayan a vender porque sí!, sino que les muestran los beneficios de invertir, y lo que perderían si no lo hacen. Nuestra mejor arma es la calidad humana con la que atendemos a nuestros clientes. Todos somos colombianos en el exterior, nos conocemos, nos cuidamos y nos entendemos”. 

Pero para los más desconfiados, también hay otras formas de validar la seriedad de la empresa: “Primero que todo, nuestra trayectoria nos avala: somos una empresa con más de 16 años en el mercado, en los que hemos ayudado a miles de familias a sacar adelante su proyecto de inversión, y a tener su crédito y su vivienda en Colombia. Segundo, nuestros aliados, que son supremamente importantes: trabajamos con los bancos más grandes de Colombia; Bancolombia, Davivienda, Giros & Finanzas… (es posible comprobarlo en sus páginas web), y para nosotros es un orgullo poder ser los intermediarios entre el cliente y estas instituciones. También trabajamos con las constructoras más reconocidas del país y con eso evitamos ese temor de ‘¿Será que sí van a construir el apartamento, qué tal que yo esté mandando la plata al aire?’ Igual al cliente también le decimos que se asesore e investigue por su cuenta antes de tomar la decisión: la información es pública y todo el mundo puede entrar a mirar quiénes somos, dónde estamos, qué dicen de nosotros, y buscarnos en las páginas de nuestros aliados”. 

 

El mejor antídoto contra los miedos

Aunque sentir estos miedos es totalmente comprensible, para Lorena comprar vivienda en Colombia es la solución perfecta para muchos otros temores: “Para mí el miedo más grande es perder la estabilidad y no tener un techo para mi familia. En esta pandemia nos dimos cuenta de que las condiciones de la noche a la mañana pueden cambiar, porque como decía mi mamá: tener casa no es un lujo, es una necesidad”. 

Para nuestros entrevistados, el antídoto contra sus miedos iniciales antes de invertir en vivienda en Colombia fueron los asesores de Viventa. En sus propias palabras:  

“En el caso personal, nosotros gracias a Viventa y a Julio, su representante en New York, tuvimos la oportunidad de concretar nuestro proyecto. Recibimos una atención personalizada que nos dio la confianza y la tranquilidad de que estábamos haciendo un negocio con entidades serias y responsables”. 

(Jorge Guerra. Chileno en los Estados Unidos, casado con una colombiana).

“Yo la verdad estoy completamente segura de que yo compré la casa de mis sueños, y todo el proceso se me hizo súper fácil porque mi asesora Maria Camila Páez fue como una hija queriendo comprarle a su mamá un casa en su país. Me sentí como en familia, me han llevado paso a paso; cuando tenía miedo, aunque fuera tarde, le pedía que me llamara y al otro día estaban pendientes de mí, ella y todo su equipo. Los recomiendo muchísimo a todos mis amigos y familiares en los Estados Unidos”.

(Ana Naranjo, colombiana en los Estados Unidos).

“Gracias al buen asesoramiento de Juliana pude entender más claramente cómo funcionaba todo y así poder tener más seguridad al momento de invertir”. 

(Clara Inés Correa, colombiana en los Estados Unidos).

Dar el primer paso es fácil: solicita hoy una asesoría gratuita. Si aún no te sientes preparado para comprar tu vivienda en Colombia, pero tienes claro que es una meta a largo plazo, hablar con uno de nuestros asesores expertos puede ahorrarte mucho tiempo y dinero. Un experto financiero te dará las pautas para cambiar tus hábitos negativos y alcanzar tus metas cuanto antes, y te ayudará a despejar todos los miedos y dudas alrededor del tema. Contáctanos, ¡estamos a un click de distancia!

Créditos de imágenes usadas:

Imágenes tomadas de Freepik: <a href=’https://www.freepik.es/fotos/casa’>Foto de Casa creado por 8photo – www.freepik.es</a>