Un análisis completo y una buena planeación pueden marcar la diferencia entre un buen nuevo año financiero o uno de deudas y estrés.

Tras las fiestas y gastos de fin de año, el bolsillo queda un poco resentido y es necesario realizar ajustes para que las deudas no crezcan, tener tranquilidad, poder ahorrar y cumplir nuevos sueños, como el de comprar vivienda en Colombia. Para que esto sea posible, Viventa te trae siete consejos que te ayudarán iniciar tu nuevo año financiero con pie derecho.

1.  Analiza tu situación financiera actual

El mejor punto de partida es conocer a fondo tus finanzas, para esto elabora un  análisis de cuánto ganas, cuánto y en qué gastas y qué deudas tienes, de esta manera comenzarás a identificar tus patrones de consumo y cómo puedes mejorarlos.

2. Define los objetivos de tu nuevo año financiero

Inicia el año trazándote metas claras a mediano y largo plazo (no olvides escribirlas para recordarlas y hacerles seguimiento), así sabrás cómo enfocar el uso de tu dinero y mantendrás la motivación de ahorrar para lograr tus sueños.

3. Elabora un plan de uso del dinero y reducción de gastos

Con tu familia elabora un plan para el uso del dinero que perciben, de manera que asignen un porcentaje fijo a cada gasto e identifiquen en qué áreas pueden reducir, teniendo en cuenta incluso los pequeños gastos, pues, como dijo Benjamín Franklin, “cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco”.

No olvides también asignar un porcentaje mensual para imprevistos, que, en caso de no presentarse, puedes destinar para ahorro.

4. Comienza tu nuevo año financiero pagando deudas

Si en el punto uno identificaste deudas, haz del pago de estas una prioridad, pues una deuda es un ahorro negativo que además genera estrés y te puede causar problemas como cobros jurídicos y reportes en centrales de riesgo. Además de esto, procura no adquirir deudas de consumo, es decir, no te endeudes para comprar el mercado, ropa o lujos, si vas a hacerlo que sea en inversión.

(Lee también: Un reporte negativo en las centrales de riesgo no es el fin de tu sueño de comprar vivienda).

5. Ahorra

Esto es tal vez lo más importante para alcanzar los objetivos que te trazaste en el punto dos. Empieza asignando al ahorro mínimo el 10% de tus ingresos y procura ir aumentándolo. Ahorrar requiere voluntad y disciplina; no uses el dinero destinado al ahorro en imprevistos (para esto asignaste una parte de tus ingresos en el punto tres) y tampoco planees ahorrar solo lo que sobre, porque probablemente terminarás gastando más y nunca te sobrará. Mantén la motivación recordando las palabras del sabio poeta griego, Hesíodo, “si añades lo poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho”.

6. Planea inversiones que generen rentabilidad

Ahorrar te abre la puerta a la posibilidad de invertir, pues con un ahorro puedes por ejemplo pagar la cuota inicial de una vivienda, que luego puedes acabar de financiar con un crédito hipotecario. O puedes invertir en terminar los pagos de tu pensión para retirarte con tranquilidad. Hay muchas opciones, busca la asesoría de expertos como Viventa y recuerda que el ahorro y la inversión son las claves para mejorar tu patrimonio.

7. Realiza seguimiento y ajustes

No olvides tu plan, mantenlo siempre presente, analiza periódicamente con tu familia cómo va el cumplimiento y realicen ajustes si es necesario para cumplir las metas, por ejemplo, en el caso de que tengan un ingreso extra o nuevos gastos que deban incluir.

Recuerda que la clave para la planeación es fijar metas con plazos concretos, diseñar una estrategia financiera clara y enfocar esfuerzos en alcanzar tus objetivos. Viventa te desea un feliz inicio de año haciendo tus sueños realidad. Si sueñas con ahorrar, recuperar el dinero que invertiste en pensión en Colombia o comprar una vivienda desde el exterior, puedes llamarnos sin costo al 1-877-848-3265 o dejarnos tu correo para ponernos en contacto contigo. ¡Qué tengas un próspero 2016!

Enlaces recomendados:

Del dicho al hecho: no dejes que tus metas para 2016 sean solo sueños

¿De qué vas a vivir cuando seas grande?

Cinco consejos para tener tranquilidad financiera