Cada año por estas fechas, después de los excesos y nostalgias de Fin de Año, llega la calma tensa del primer mes del calendario. Para unos, la resaca emocional comienza con la cuesta de enero, esas subidas de precios y las facturas de la tarjeta de crédito; para otros, los optimistas y precavidos financieros, comienza la época de poner a prueba sus resoluciones de fin de año y prepararse para conseguir sus objetivos a nivel personal, profesional, espiritual y económico. Este artículo funciona para ambos grupos: en el primer caso será un resumen ejecutivo sobre lo que el nuevo año trae bajo la manga, y en el segundo, la confirmación de las tendencias con las que cerró el 2019 y una hoja de ruta para navegar durante los próximos 366 días.

¿Qué se espera en el mundo y cómo nos afecta?

La segunda década del siglo XXI finalizó con fuertes protestas sociales alrededor del planeta, afectando a todo tipo de regímenes y al primer y tercer mundo por igual: Chile, Argelia, Bolivia, Francia, Hong Kong, Cataluña, Líbano, Irán, Irak, Ecuador, Egipto, Reino Unido, Colombia… Las causas son diversas -corrupción, desigualdad, discriminación, incertidumbre ante el futuro, cambio climático…- y las marchas se nutren de jóvenes y viejos, estudiantes y pensionados, pobres y ricos. Lo cierto es que el mundo está demandando un cambio social y esto definirá los años 20.

Aunque hay denominadores comunes, los expertos coinciden en que los detonantes de las revueltas son cada vez más locales; pero ojo, pues en un mundo globalizado e interconectado, acciones como la subida del metro en Chile, la inflación en Venezuela, la salida del Reino Unido de la Unión Europea o los ánimos independentistas en España, afectan los ritmos vitales y las economías de otros países como Colombia. Algunos de los acontecimientos de este año que definirán el rumbo de la economía mundial y que más pueden afectar a los colombianos dentro y fuera del país son el rumbo final del Brexit, la consolidación del gobierno de España, el rumbo de las protestas en Chile, las elecciones en Estados Unidos y su guerra comercial con China.

(Video: ¿Cómo afecta a Colombia el triunfo de Boris Johnson en el Reino Unido?)

Estos sucesos nos afectan en mayor o menor medida en diferentes frentes: las relaciones de importación y exportación, las subidas y bajadas del mundo bursátil, la inversión extranjera, el flujo de turismo de determinados países hacia nuestra región y, por supuesto, la diáspora colombiana. Además de sufrir las consecuencias directas de los cambios políticos y económicos de sus países de acogida, las comunidades colombianas en el exterior pueden ver afectados los montos de remesas que envían al país, un factor que ha sido clave en el buen crecimiento económico de Colombia durante los últimos años, pues ya representan un poco más de 2% del PIB y alcanzan $22 billones anuales, impactando el consumo de los hogares y el mercado laboral. Así como el país se benefició del boom cafetero y el boom petrolero en el pasado, hoy el mayor ingreso de divisas está en el dinero que envían los colombianos en el exterior a sus familias. Según expertos de Bancolombia, sin estos giros el país no habría crecido al 3% hasta septiembre, sino 2,3%.

(Lee también: Por las remesas, Colombia crece más que sus vecinos)

Otro desafío global que afectará a todas las economías por igual es el cambio climático. Según un reciente estudio sobre los efectos macroeconómicos de este fenómeno a largo plazo, el incremento de las temperaturas, los cambios en las pautas de precipitaciones y los extremos eventos climáticos de los últimos años, afectan los niveles de producción y de productividad laboral, derivando en una inversión menor y afectando el bienestar social y la salud de las personas.

¿Qué se espera en Colombia?

En medio del panorama de desaceleración global, los analistas consideran que la economía colombiana seguirá creciendo por encima de la región; sin embargo, afirman que el país requiere de “reformas de fondo para crecer de modo inclusivo, equitativo y sostenible”. El promedio de sus predicciones es el crecimiento de un 3.2% del PIB, mientras que la región crecerá a un ritmo del 1,8 por ciento y el mundo, al 2,7 por ciento, según proyecciones del Banco Mundial. Las claves de este crecimiento seguirán siendo el consumo de los hogares y la inversión privada, favorecidos por las bajas tasas de interés y una inflación controlada.

Este año las empresas planean contratar más personal: el aumento más notable se reportará en los sectores de finanzas, seguros y bienes raíces. Dentro de los desafíos se encuentran las consecuencias de la reforma tributaria, el desempleo, la necesidad de una mayor austeridad fiscal, el debilitamiento de la economía global y los precios de las materias primas. Sin embargo, los expertos coinciden en que el panorama no es de desastre, pero sí presenta retos para el actual Gobierno.

El mayor de esos retos será la evolución de las conversaciones entre el Gobierno y el comité nacional del paro, encargado de poner sobre la mesa las exigencias de la sociedad. Para el economista Camilo Díaz, columnista de la Revista Dinero, “los cuellos de botella se podrán resolver en la medida que el Gobierno implemente decisiones adecuadas, de esta forma la economía no sufrirá mayores traumatismos; en cambio, si se toman decisiones erradas se corre el riesgo de que el descontento generalizado de la sociedad se eleve y -en un escenario pesimista- la economía se contagie, haciendo que el país empiece a recorrer un camino similar al de Chile, donde las malas decisiones de la administración en la solución de los reclamos de la sociedad condujo al caos”.

En 2020 se prevé que las remesas seguirán impulsando el gasto privado y, por ende, el crecimiento del PIB. Esto depende en gran medida de la solidez del mercado laboral de los Estados Unidos y de que la tasa de cambio siga permitiendo que los dólares se conviertan en un ingreso significativo en pesos colombianos. Lo mismo podríamos decir de otras monedas fuertes como el euro y la libra, ya que tanto en el Reino Unido como en Europa residen grandes grupos de colombianos.

(Lee tambien: Los colombianos migrantes, claves en el progreso del país)

En cuanto al turismo el escenario es bastante optimista gracias a una serie de noticias recientes. En primer lugar, Colombia encabezó por primera vez la lista de países a los que la Asociación de Turoperadores de Estados Unidos (USTOA) recomendó viajar para el próximo año. En septiembre de 2020, Colombia será el destino para el Meaningful Travel Summit, una iniciativa de la organización Tourism Cares, que se dedica al desarrollo social por medio del turismo, y realiza un viaje anual a un país diferente con hoteleras, aerolíneas, turoperadores globales y asociaciones de turismo para visualizar inversiones en proyectos de turismo comunitario.

El año pasado el país también obtuvo otros reconocimientos en este sector: se clasificó como el Principal Destino de Suramérica 2019 en la entrega de los World Travel Awards y ganó, por tercera vez consecutiva, el primer puesto del Global Big Day, la competencia de conteo de aves más importante del mundo. Además, Cali será una de las ciudades tendencia en 2020, según Airbnb: con un crecimiento año a año del 137%, ‘la capital de la salsa’ se ubicó en el onceavo puesto de la lista de destinos con más reservas en esta plataforma de cara al nuevo año.

(Lee también: Lo que debes tener en cuenta si quieres poner tu casa en Colombia en Airbnb)

Otra noticia con la que cerró el año pasado y que augura bonanza en el sector turístico fue el cambio positivo de alertas de viaje de 8 países hacia Colombia durante 2019. Estados Unidos, Francia, Canadá, Reino Unido, Italia, Israel, Corea del Sur y Japón ajustaron sus ‘travel warning’ y redujeron sus advertencias para los turistas que quieran viajar al país. Según un estudio de ProColombia, el mapa geográfico del país, antes demarcado en su mayoría con color rojo, indicando peligro, ahora tiene más tonalidades amarillas, verdes o azules, señalando menos peligro.

¿En qué invertir en 2020?

Ante todo este panorama los expertos recomiendan invertir en finca raíz, pues siempre será una buena opción y una de las más seguras. Según la revista Semana, Camacol -el gremio de los constructores- asegura que este año veremos un mayor dinamismo en vivienda nueva porque las tasas de interés hipotecarias seguirán en niveles históricamente bajos y hay oferta para todas las posibilidades. En el país hay 3.670 proyectos de vivienda con unas 139.000 unidades disponibles; un 83% tiene un precio inferior a 360 millones de pesos y en este grupo el 40% es Vivienda de Interés Social (VIS). La vivienda usada también ha tomado una dinámica interesante debido a los altos precios de la vivienda nueva. Como quien dice, ¡aquí hay opciones para todos!

Los colombianos en el exterior tienen un aliado a la hora de comprar casa en Colombia. En Viventa te ofrecemos más de 13 años de experiencia, un trato amable y personalizado y la mejor asesoría en cuanto a inversión, crédito, y compra de vivienda para mantener tus lazos con el país y construir tu patrimonio. Contáctanos, estaremos encantados de ayudarte a cumplir tus sueños y metas en el 2020.

Enlaces recomendados:

¡Año nuevo, casa nueva! 5 proyectos inmobiliarios en Colombia para estrenar vivienda en 2020

Los 10 factores más importantes para los colombianos en el exterior que quieren comprar vivienda en Colombia

Ventajas (y consejos) a la hora de comprar vivienda para arrendar

 

Comentarios