Los más importantes líderes mundiales acaban de reunirse en París para tomar decisiones sobre el clima y sobre cómo frenar el calentamiento global, logrando compromisos y avances importantes. Sin embargo, para mitigar realmente los impactos negativos sobre nuestro medio ambiente, es necesario que todos hagamos un esfuerzo y pongamos de nuestra parte. Esto no es difícil, es cuestión de hacer sencillos cambios, cuestionar y reemplazar algunos de nuestros hábitos y comprometernos con el planeta que todos compartimos.

Para que comiences a vivir y pensar verde, en Viventa te traemos cinco consejos para hacer tu hogar más ecológico y así aportar nuestro buen grano de arena.

1. Reduce los químicos en tu hogar

Muchos de los productos de limpieza y belleza que usas contienen químicos que pueden generar contaminación, tanto dentro como fuera de tu casa, pueden afectar tu salud y contribuir a desencadenar alergias o problemas respiratorios. Busca en el mercado limpiadores ecológicos y en cuanto a los aromatizantes o productos con aromas, busca aquellos con aceites esenciales, en vez de químicos que pueden tener efectos sobre tu sistema endocrino. Recuerda que todos los químicos que desechas por los desagües de la lavadora, lavaplatos, baños y pisos, llegarán eventualmente a nuestros ríos y mares.

Otra excelente opción es aprovechar las propiedades de productos como el bicarbonato, el vinagre y hasta esas bolsitas de té que ya te tomaste y que son muy buenas para limpiar tu hogar. Con un solo click en internet puedes encontrar cientos de recetas sobre cómo limpiar naturalmente con estos productos.

2. Ahorra lavando con agua fría

Lavar tu ropa con agua fría parece algo simple, y lo es, pero tiene un impacto muy grande a la hora de ahorrar energía. Se calcula que el 90% del costo de una lavada proviene de la energía usada para calentar el agua, así que imagina ese ahorro en tu factura.

Para hacer tu lavado más amigable con el planeta, asegúrate que el nivel de agua corresponde con la cantidad de ropa que tienes o espera y lava solo cuando tengas la carga completa. Y, como en el punto anterior, busca el detergente más natural.

3. Menos carne

¿Qué tienen que ver tus hábitos alimenticios con el planeta? ¡Mucho!, la industria de la carne es la principal causa de deforestación, de extinción de especies de vida salvaje y de contaminación del agua y produce más CO2 que todos los carros del mundo juntos. Con esto no estamos queriendo decir que no vuelvas a comer carne, pero piénsalo, ¿realmente es necesario comer carne siete días a la semana? Empezar por un día sin carne a la semana será muy beneficioso para ti, para tu digestión y para el medio ambiente. Muchos movimientos ecológicos a nivel mundial han elegido el lunes como el día sin carne, no importa cual elijas tú, lo importante es que reduzcas la cantidad.  

4. Uso eficiente del aire acondicionado y el calentador

Generar buenos aislamientos en tu hogar evitará que el aire acondicionado se escape por las pequeñas fugas. Examínalas y corrígelas en los tomacorrientes, ventanas y puertas, entre otros. En verano cierra las cortinas para evitar que el sol caliente más tu casa y en invierno déjalas abiertas para lograr el efecto contrario.

Instalar ventiladores de techo es otra buena idea para reducir el consumo de aire acondicionado y de paso tu factura de energía.

5. Decora reutilizando

Hay montones de maneras de reutilizar y decorar con objetos que creías que eran basura, por ejemplo, floreros con botellas de vidrio, latas para guardar artículos pequeños, mesitas hechas con cajas de frutas, muebles hechos con estibas y sillas o mesas para el jardín con llantas viejas. ¡Es solo cuestión de creatividad!

Estas son solo algunas maneras de hacer tu hogar más ecológico; a medida que comienzas a interesarte por hacer estos pequeños cambios, irás descubriendo muchas más formas de tener un hogar verde y ahorrar dinero. ¡Piensa verde, vive verde!

 

Enlaces recomendados:

¿Quieres una casa más amplia? Descongestiona tus espacios

Cinco tips para darle un toque vintage a tu casa

Cómo hacer que tu casa sea más ecológica